www.posturecorrection.eu   www.laikysenoskorekcija.lt

Case Studies

Caso 1

En 1996 en cierta ocasión en casa,  vino a visitarme  una amiga quien a lo largo de nuestra conversación me comento que padecía de dolores de espalda y además de anemia,  me ofrecí ayudarla y ella se negaba, pero  a insistencia mía accede por lo que le realizo una revisión, poco después, constato una desviación y rotación de la pelvis descubriendo que ella sufría de metrorragias por lo que estaba obligada a usar pañales,  seguramente motivo de su timidez. Con más confianza ella me comenta de que tenia un mioma uterino que ocasiona hemorragia profusa desde hacia ya seis meses, aparente causa de su anemia. Después de la primera sesión,  su pelvis prácticamente estaba ubicada y sus dolores habían desaparecido, al cabo de unos días me llamo para agradecerme muy calidamente y decirme que las hemorragias terminaron además de los dolores de espalda.

Caso 2

En 1999 vino a mi consultorio una señora acompañando a su hija de diecinueve años la cual presentaba una escoliosis de segundo grado,  algo muy común. Después de siete sesiones de tratamiento  me comentan de que la joven sufrió durante muchos años de gastritis de difícil control y que su asombro fue grande,  cuando al cabo de las primeras sesiones en mi consultorio los síntomas empezaban a desaparecer. Asimismo, luego de más de veinte sesiones la escoliosis se corrigió notoriamente y  la gastritis  había desaparecido.

Caso 3

El año 2000 se presento ante mí,  una paciente aquejada por un dolor lumbo ciático. Con las terapias término la desviación notoria de la pelvis, después de algunos meses de tratamiento me dijo que ella debía ser operada de quistes en uno de los ovarios y por los dolores de espalda decidió tratarse primero la columna.  Al cabo de un tiempo a través de los exámenes médicos descubrió con asombro al igual que el cirujano,  que los quistes ya no existían.

Caso 4

Una paciente aquejada por sus dolores de espalda vino a consultarme y al hacer el diagnóstico vi que los músculos de sus glúteos se encontraban bajo una gran tensión, lo cual por lo general significa que existen problemas ginecológicos, en este caso se trataba de una dismenorrea.  Me comentaron con su esposo de que ella realizo varios tratamientos para embarazarse y que desde su primer embarazo dejo de menstruar, de esto ya hacia como seis años. Empecé a tratarla, ya desde  la primera sesión aparecieron leves dolores en el vientre bajo, después de tres semanas ella volvió a menstruar, resolviendo sus dolores lumbares y su problema de infertilidad.

FaLang translation system by Faboba
Design by Next Level Design Lizenztyp CC